Piense diferente

pensamientoEn esta oportunidad, quiero compartir algunos conceptos de una entrevista a Roger Martin, quien basado en la metodología de los diseñadores desarrollo el concepto del “Pensamiento Integrador”que está influenciando en la manera de reflexionar al mundo de los negocios.

Roger Martin, como director de Monitor Company, consultora en estrategia con sede en Cambridge, Massachusetts, llegó a la conclusión de que las empresas los contrataban cuando tenían entre manos problemas muy complejos y para los que no existía un modelo a seguir. Entonces se preguntó: Por qué creían que nosotros podíamos resolver esos problemas?. Tenía la noción vaga de que el motivo estaba relacionado con construir, desde cero, nuevos modelos que atravesaran las fronteras convencionales. Por lo tanto se dedicó buena parte de los ´90 a entender en que consistía esa habilidad y cómo podía desarrollarse. Observó de cerca a varios presidentes ejecutivos y a tomar nota de sus procesos de pensamiento. Eso fue lo que llevó a creer que había una forma particular de pensar – lo que Roger Martin llamó “pensamiento integrador”.

Al consultarle si considera al “pensamiento de diseño” (concepto que emergió como un aspecto clave de una “nueva manera de pensar” en el ámbito de negocios), como una rama del pensamiento integrador, contestó que diría, más bien, que está bajo el paraguas del concepto que estudió. Y cuando finalmente llegó a la conclusión que pensar de un modo integrador consistía en no aceptar las opciones que uno tiene por delante, sino imaginar un nuevo modelo que contenga elementos de cada una de ellas pero que sea superior a ambas, de inmediato se dispararon dos preguntas: Cuál es el acto creativo que nos permite concebir el nuevo modelo? Cómo ocurre ese acto creativo? Fue entonces cuando puso el foco en el diseño. Se dio cuenta de que los diseñadores crean nuevos modelos constantemente. Están entrenados, por ejemplo para crear un logo de cero; no se limitan a elegir entre los múltiples logos existentes. Sin embargo, no todo lo que crean es enteramente nuevo. Porque sin conocer los principios operativos de la creatividad, no podía decirle a la gente” pónganse a trabajar y vuelvan con una solución creativa que sea superior a todo lo que existe”. Debía conocer las metodologías de diseño para poder decir cuál era la manera de llegar a esa respuesta creativa.

El pensamiento integrar es más que una ventaja en el mundo actual, por qué? Porque el mundo de los negocios se ha vuelto tan eficiente que ya no es posible competir a partir de las ventajas básicas. Por lo tanto, la única manera de obtener una ventaja es resolver alguna disyuntiva que otros aceptan. Y eso es lo que hacen los pensadores integradores. El procedimiento operativo estándar consiste en decir: “No podemos tener más flexibilidad y velocidad al mismo tiempo. Hay que elegir entre una o la otra”. Sin embargo, lo cierto es que debemos encontrar la manera de lograr las dos cosas.

La validez y la confiabilidad están ancladas en extremos opuestos de un espectro que define cómo se enmarcan las soluciones. Los individuos rara vez tiene una perspectiva equilibrada, sino más bien una predisposición a una o la otra. Los orientados a las confiabilidad tratan de producir resultados consistentes y previsibles a partir de datos objetivos, por ejemplo, predecir las compras futuras de un cliente utilizando los datos capturados en un sistema CRM. Para lograr mayor confiabilidad posible, un sistema debe ajustarse a datos cuantitativos y objetivos, y el uso de esos datos no involucra la subjetividad. Entonces, considerar “el humor del cliente” sería visto como una aberración. En cambio, la gente orientada a la validez busca generar resultados que satisfagan el objetivo deseado, aun cuando el sistema usado no produzca un resultado consistente y predecible. La búsqueda de la validez significa agregar variables “blandas” y aplicar el criterio o la “intuición”.

En cualquier reunión corporativa la gente define su “modelo” de ver las cosas, cómo se modifica esa postura?. Todos necesitamos cierto nivel de estabilidad. Si no hay una serie de cosas con las que podemos contar y usar como anclas. Los ejecutivos quieren sentir que el modelo en el que sustenta su compañía es correcto. El problema es cuando alguien se aferra demasiado a su modelo, corre el riesgo de pasar por alto las señales de que ya no es valido, porque el mundo y los consumidores han cambiado. En lugar de defender sus modelos a rajatabla, la gente debería decir: ” Hasta tanto no desarrollemos uno mejor, me comprometo con éste, pero reconozco que tal vez tenga defectos”. Pero si alguien está todo el tiempo preocupado por hacer algo distinto, nunca se compromete con nada…

Me parecieron conceptos muy buenos e innovadores de cómo podemos desde el nuestro lado de consultores aportarle más valor a nuestros clientes y por el lado de nuestros clientes sepan que la confiabilidad y validez son conceptos que se pueden trabajar en conjunto para hallar soluciones a sus problemas de gestión… hasta la próxima entrada…

Fuente: Revista WOBI con el permiso de Rotman Management.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s